Follow by Email

jueves, 3 de noviembre de 2011

Etapas de la trama:
...una mirada hacia un análisis pedagógico




Niñez. Temple Grandin nació en 1947, refiere su madre que fue un bebé perfectamente normal hasta que empezó a cambiar su conducta social y afectiva; tuvo cuatro años y aún no hablaba, rechazaba el contacto de su madre, y parecía no estar ahí. Su familia estaba compuesta por mamá, papá y una hermana mayor. En 1951,  los médicos le dan la noticia de que es una niña autista y recomiendan internarla en un hospital psiquiátrico, pues nada saben acerca de la enfermedad catalogada como esquizofrenia infantil. Temple transcurre su niñez al lado de su familia, dónde la tratan muy bien, aprende a hablar gracias a su madre, va a la escuela, la educan con base en normas y valores familiares que ella aprehende muy bien; y sobre todo con amor y confianza. Su madre le inculcó el saberse especial, pero no inferior. En esta etapa la influencia del entorno familiar de Temple fue muy significativa, para el desarrollo de su inteligencia; Deary (2004) considera que el entorno familiar al proporcionar seguridad, alimentación, cariño, educación, etcétera... estimula la inteligencia.


Adolescencia. Ella es consciente de lo que sucede en su entorno social y escolar, las burlas de sus compañeros son frecuentes, siente soledad y por eso se aísla “cuando tenemos conciencia de algo, es que hemos puesto nuestra mirada en ello” (Cassasus, 2006, p.41); se siente amenazada y lo manifiesta con emociones negativas: ira, miedo, tristeza, porque le es difícil  manejar y educar sus emociones a causa del autismo. Hasta este momento de su vida, ha desarrollado emociones negativas ante diversos sucesos cotidianos, por ejemplo los ruidos le provocan ansiedad e inquietud, las burlas constantes la hacen ser agresiva e  irritable (por eso golpea) y el tener facilidad para memorizar imágenes y conectarlas a diversas situaciones que atraviesa, provoca que tenga aversión: un claro ejemplo es el asco que siente por la comida.
Cuando es llevada al internado de una escuela para alumnos con problemas emocionales, en New Hampshire (1962), hay un notable cambio emocional desde el primer día que conoce las áreas de trabajo, en especial los laboratorios. Temple siente empatía con el profesor de ciencias, se alegra y entusiasma porque esa área le gusta; el profesor de ciencias decide darse una oportunidad para conocerla y ayudarla al saber su rasgo emocional que es la "característica de una persona como disposición o tendencia a reaccionar y comportarse de determinada manera" (Bisquerra, 2001, p.65).
Una de las terapias que utiliza la escuela con los alumnos, es montar a caballo, lo cual Temple disfruta mucho, ahí descubre que los animales sienten, los comprende y se conecta emocionalmente con ellos; porque con los animales puede expresar sus sentimientos, recordemos que sentimientos... "es una actitud originada a partir de una emoción, pero perdura más allá del estímulo que lo origina, es duradero y estable" (Bisquerra, 2001, p.66).
A pesar de que se siente adaptada a la escuela, sus maestros consideran que esta incapacitada para el aprendizaje de las asignaturas,
no es evidente su desarrollo intelectual en las aulas, pues en esa época los maestros desligan las dimensiones racional  y emocional, "a pesar de que ambos estados se complementan" (Cassasus, 2006, p.27). Al parecer sólo su profesor de ciencias, está capacitado y anuente al mundo emocional de Temple; de tener apertura y reconocer al otro, dar y recibir afecto (Cassasus, 2006) . Gracias a él, Temple permite la comunicación empática y descubre su habilidad para el diseño, operaciones concretas, abstracción y cálculo (piensa imágenes y las conecta); así es, Temple destaca algunas de  las inteligencias múltiples de Gardner (1995, citado por Amarís, 2002), específicamente:
  • Inteligencia lógico- matemática. Facilidad para manejar cadenas de razonamientos e identificar patrones de funcionamiento en la resolución de problemas.
  • Inteligencia cinestésico- corporal. Capacidad para el manejar el cuerpo, la realización de movimientos en función del espacio físico y manejar objetos con destreza.
  • Inteligencia espacial. Habilidad para manejar los espacios, planos, mapas y capacidad para visualizar objetos desde perspectivas diferentes. (pp.34-35)
En clase, el profesor proyecta la habitación de Ames (ilusión óptica) y solicita a sus estudiantes la reproduzcan; actividad que solicita porque sabe que designa un reto para Temple y además para verificar su teoría sobre las habilidades de esta alumna...ella resuelve el problema con éxito...ilustrado a continuación en el siguiente fragmento de la película...


video

...es así como el profesor Carlock impulsa y motiva a  Temple, a resolver problemas de aprendizaje, a realizar actividades en que destaque y explote su talento intelectual; entendamos que motivación "es un proceso psicológico que incluye componentes cognitivos y afectivos que adquieren gran importancia para la educación" (Martínez- Otero, 2007, p.63). De esta manera pretende que descubra sus alcances intelectuales y personales, encaminándola a autodescubrirse y que con ello mejore su autoestima, "se relaciona con el sentimiento de dignidad, esto es, con la conciencia que la persona tiene de la propia valía" (Martínez-Otero, 2007, p.65); también su autoconcepto, esa evaluación que ella hace y que generalmente mantiene de sí misma (Martinez-Otero, 2007).
Es así como Temple inicia una nueva etapa académica y personal, el profesor le dice que puede lograr superar con éxito los retos que se le presenten, experimentar muchas satisfacciones y que las cosas nuevas que se le presenten en la vida, las vea como puertas a abrir, lo que necesita hacer es “ir y atravesar la puerta”.  A partir de aquí, manifiesta su creatividad, “un individuo creativo es la persona que resuelve problemas con regularidad, elabora productos o define cuestiones nuevas en un campo de un modo que al principio es considerado como original y que al final es aceptado en un contexto cultural concreto” (Amarís, 2002, p.36).
Antes de ingresar a la universidad, su madre la envía al rancho de sus tíos y ésta estancia marca su vida personal y futuro académico. Por un lado, ella manifiesta que no quiere asistir a la universidad porque no entiende a la gente ni sus comportamientos; es evidente que Temple no ha desarrollado óptimamente la inteligencia interpersonal , pues “no reconoce las emociones y sentimientos derivadas de las relaciones entre personas y sus grupos” (Amarís, 2002, p.36). Es decir, "consiste en la adquisición de destrezas con respecto a sus propias emociones y las de los demás" (Cassasus, 2006, p.112), ni comprensión emocional.

Un fenómeno que Cassasus (2006) lo expresa de la siguiente forma...

Si uno no ha podido ver y comprender el mundo emocional de manera experiencial en sí mismo, difícilmente podrá ver y comprender el mundo emocional de los otros.
Por otra parte, el desarrollo de la comprensión emocional o la inteligencia interpersonal es lo que permite trabajar eficazmente con otras personas. Así como la conciencia emocional me permite conocerme, comprenderme y actuar conscientemente, la comprensión emocional me permite conocer, comprender, vincularme y actuar positivamente con los otros. (p.153)

En el rancho, es testigo de una técnica empleada para tranquilizar al ganado, observa como son metidos en una especie de jaula que los aprisiona y las barras laterales son ajustadas y se comprime su cuerpo inmovilizandolas, esto las relaja para permitir que las explore el veterinario. Aquí Temple establece una correlación con sus propias emociones ante el rechazo al contacto físico, y más adelante cuando ella experimenta un ataque de pánico, se va a la jaula del ganado y pide a su tía que le comprima su cuerpo con las placas laterales, experimentando un gran alivio. Situación que advierte un aprendizaje para el manejo de sus emociones al “viaje de descubrimiento de sí mismo” (Cassasus, 2006, p.112) y su desarrollo emocional “la habilidad de percibir y hacer uso de la gama de emociones que uno experimenta”  (Cassasus, 2006, p.112). Sucede porque la jaula la asocia con los abrazos y la tranquiliza. Al ser ella consciente de su rechazo al contacto físico con otras personas, igual tiene la necesidad de sentir, pues también somos seres físicos, somos un “cuerpo de sentir donde ocurre y se sostiene el sentir, es ahí dónde se inscriben las emociones, el cuerpo vivido es dónde vamos registrando el miedo, deseo, angustia, entusiasmo” (Cassasus, 2006, p.36). 
Es real, "las emociones se relacionan en primer lugar con el cuerpo y solo después se pueden intelectualizar y transformar en conceptos y pensamientos" (Cassasus, 2006, p.17). Finalmente, lo que Temple busca al entrar en  la jaula es satisfacer una necesidad, entendida como “la expresión de lo que pulsa en cada ser y que busca ser satisfecho consciente o inconscientemente” (Cassasus. 2006, p.153); ella necesitaba cubrir parte de las necesidades básicas "que menciona Maslow, supervivencia, protección, seguridad, pertenencia, competencia, aprendizaje, autonomía, autorrealización" (Cassasus. 2006, p.153).
Cuando ella descubre que experimenta alivio en la jaula, desarrollan "la capacidad para conocer su mundo interior, sus propias y más íntimas emociones y sentimientos, sus fortalezas y debilidades" (Amarís, 2002, p.35).


Universidad I parte (College degree). 
En 1966 llega a la universidad Franklin Pierce, tiene miedo, angustia y ansiedad; sin embargo su madre le pide que siga adelante.
Desde la primer clase, ella rechaza lo que no le gusta, como la clase de francés, y nuevamente las burlas, el rechazo y la intolerancia de sus compañeros la hacen sentir sola. Los alumnos la tachan de loca, estrafalaria y pervertida cuando construye su máquina para abrazar, esto le acarrea problemas y los directivos ya no quieren que estudie ahí, pero ella les demuestra su capacidad y hace un proyecto científico muy completo para conservar su invento. Según Casassus (2006), "el ser emocional habita en el corazón. Su relación con el mundo se basa en su contacto emocional con la realidad y aspira a tomarlo en su totalidad" (p.45). Temple se percató de la necesidad de sentir el contacto físico y al no poder recibirlo de las personas, lo intenta sentir con una máquina que ella misma construye.
Temple desarrolló la capacidad de comprender sus propios sentimientos, el abanico de posibles emociones que surgen. Es decir, "la inteligencia intrapersonal, es la capacidad de verse hacia adentro de sí mismo" (Gardner, 1983, citado por Casassus, 2006, p.152).
Durante este período universitario, establece un fuerte lazo de amistad con su compañera de habitación invidente y cada una da lo mejor de sí, para apoyarse mutuamente. Lo cual correspondería a los primeros pasos de inteligencia interpersonal que experimente Temple y que surgen espontáneamente con alguien fuera de su núcleo familiar. Se gradúa de Franklin Pierce en 1970.


Universidad II parte (Masters degree). 
En esta etapa de su vida, Temple está decidida a abrir todas las puertas que le sean posibles hacia otros mundos…en busca de más y mayores objetivos; se aproxima cada vez más a un funcionamiento social mucho más equilibrado (Bisquerra, 2001). Revela en esta etapa académica, la capacidad de su inteligencia espacial, lógico- matemática y lingüística al máximo; al fundamentar la eficacia, validez científica y construcción de sus proposiciones, a su profesor y miembros del gremio ganadero. Además, realiza varias publicaciones científicas acerca de distintos tópicos sobre el ganado.
Al conseguir una mayor socialización, gracias a su máquina “de dar abrazos”, Temple acopla el hecho de que en las relaciones interpersonales, “las emociones se originan en la interacción entre la persona y el ambiente. Todo esto indica una socialización de las emociones” (Bisquerra, 2001, p.83). Logrando paulatinamente, mostrar inteligencia intrapersonal, de acuerdo a las experiencias que vive en lo sucesivo, y acortar la brecha en “el ajuste entre emociones y rol social” durante la maestría y su trabajo de investigación (Bisquerra, 2001, p.83). Sin embargo, no se le facilita “interpretar referencias sociales y comunicación no verbal” (Bisquerra, 2001, p.83). Pero sí, refuerza su autoconcepto, estableciendo nuevos conocimientos sobre sí misma, y autoestima al valorar el éxito y la importancia de sus avances en los trabajos que emprende. “Como vemos, se trata de dos nociones muy emparentadas, si bien se puede utilizar la palabra  «autoconcepto» para aludir principalmente a la dimensión cognitiva o perceptiva y reservar el vocablo «autoestima» para resaltar sobre todo la vertiente evaluativa o afectiva” (Martínez- Otero, 2007, p.65).
De acuerdo a las características que presenta Martínez- Otero (2007) sobre la autoestima positiva, podemos citar las siguientes en el caso de Temple Grandin (en esta etapa de su vida):
  • Es autónoma
  • Asume responsabilidades
  • Afronta nuevos retos con entusiasmo
  • Está orgullosa de sus logros
  • Se siente capaz de influir en los otros (p.72)
Al plantear su proyecto de investigación de maestría sobre los mugidos de las vacas y su trayectoria en curvas para calmarse, Temple puso de manifiesto su inteligencia naturalista, exponiendo a su profesor con toda veracidad que el tipo de mugido (suave o fuerte) se relaciona con la trayectoria que siguen las vacas, y que al perder su trayectoria se rasguñaban o se ahogaban…porque estaban asustadas. Teniendo en cuenta, el potencial académico de Temple, sin importar su condición autista, el profesor decide “centrarse en las fuerzas y habilidades propias de su dotación intelectual” (Gardner, 1999, citado por Pérez y Beltrán, 2006, p.156) y dejarla realizar la investigación en el tema.

Es importante destacar el grado de creatividad de Temple en sus proyectos, por ejemplo en el diseño y construcción de un vado y un matadero únicos de la época, jamás hechos para el ganado. Un proyecto pensado en beneficios para el ganado, como para el negocio de engorde de ganado; un trabajo que la llevó a experimentar propiamente el movimiento de las vacas, visualizando cada detalle de funcionamiento y construcción de las plantas. En otras palabras, Temple “es la persona que resuelve problemas con regularidad, elabora productos o define cuestiones nuevas en un campo de un modo que al principio es considerado original, pero que al final llega a ser aceptado en un contexto cultural concreto” (Gardner, 1995, citado por Amarís, 2002, p.36).

Retomando las ideas de Pacheco (2003), ella resulta ser…

…bastante flexible en los patrones de pensamiento e interesada en ideas complejas. Además, tiene una personalidad amplia, interesada en lo inusual y tiende a ser sensible a lo estético. Se debe considerar que un acto creativo es nuevo u original, tiene una finalidad establecida y representa una solución única a un problema determinado (p.21).

Para concluir este análisis, Gruber (referenciado por Gardner, 1993, p. 171 y citado por Pacheco, 2003), denota un aspecto sobresaliente sobre los individuos creativos, que concuerda inigualablemente con el estilo de vida y de trabajo de Temple…

Los individuos altamente creativos, parece que llevan la vida de forma diferente. Están muy metidos en su trabajo y lo hacen con pasión, tienen la necesidad de hacer cosas nuevas y tienen claros sus propósitos y metas. Además, son muy reflexivos en sus actividades, el uso del tiempo y la calidad de lo que hacen. (pp. 23-24)


Referencias


Amarís, M. (2002). Las múltiples inteligencias. Psicología desde el Caribe (10). Baranquilla, Colombia: Universidad del Norte. Recuperado el 26 de septiembre del 2011 http://redalyc.uaemex.mx/redalyc/src/inicio/ArtPdfRed.jsp?iCve=21301003
Bisquerra, R. (2001). Educación emocional y bienestar (1era reimpresión de la 2a ed.). Madrid, España: CISS Praxis. 
Casassus, J. (2006). La educación del ser emocional. Distrito Federal, México: Castillo.
Deary, I. (2004). Una brevísima introducción a la inteligencia. Distrito Federal, México: Océano.
Martínez- Otero, V. (2007). La inteligencia afectiva. Madrid, España: CCS. 
Pacheco, V. (2003). La inteligencia y el pensamiento creativo: aportes históricos en la educación [Versión electrónica], Educación 27(1), 17-26. Recuperado el 30 de octubre del 2011 de http://redalyc.uaemex.mx/src/inicio/ArtPdfRed.jsp?iCve=44027103&iCveNum=8670
Pérez, L., y Beltrán, J. (2006). Dos décadas de «Inteligencias Múltiples»: implicaciones para la psicología de la educación [Versión electrónica], Papeles del Psicólogo, 27(3), 147- 164. Recuperado el 30 de octubre del 2011 de http://redalyc.uaemex.mx/redalyc/src/inicio/ArtPdfRed.jsp?iCve=77827304






 










 

miércoles, 2 de noviembre de 2011

Desenlace... comentarios finales




Temple Grandin es una chica autista excepcional. A través de su vida se contempla el desarrollo de una habilidad cognitiva particularísima. Para la teoría de las inteligencias múltiples, la existencia de individuos excepcionales como los autistas, permite observar la inteligencia humana en aislamiento relativo (Gardner, 2005). Y la ausencia selectiva de una habilidad social, como es el caso de Temple, se confirma  mediante la negación de cierta inteligencia o habilidad (Gardner, 2005).
Sin embargo, Temple vence todos los obstáculos que encuentra a su paso y es una persona autosuficiente y decidida que pone en práctica sus ideas. Se convierte en una científica de la ciencia animal y en adelante se dedica a desarrollar proyectos para los sistemas de control y ganado; además de escribir reportajes científicos en revistas especializadas en la rama. Logrando así, el reconocimiento no sólo de la gente de la industria ganadera, sino también de las personas que la conocen desde pequeña.
Martínez- Otero (2007) considera que el desarrollo de un nivel adecuado de autoestima, es la clave para el logro de la autonomía, la búsqueda y la creatividad, además de ayudar a confiar en uno mismo y vencer los obstáculos. Temple desarrolla su autoestima en la etapa de la adolescencia, gracias a su familia y profesores. Sobretodo, aprende que cada nuevo reto es una puerta que se abre hacia lo desconocido.
Los acontecimientos que siguen en su vida, la ayudan a sensibilizar su manera apartada y fría de ser. La muerte del profesor Carlock es uno de ellos, podría decirse que generó en ella una emoción y por consiguiente un intento de acercamiento físico con su madre, quizá el primero en su vida.
Las nuevas puertas que sigue abriendo la colocan en una posición de éxito, como diseñadora de mataderos para el ganado, pero su contribución no termina ahí; al comprender y vivir su autismo conscientemente, participa en la convención nacional sobre el autismo, compartiendo su historia.  Recordando que la conciencia contiene información que se interpreta y tiene sentido, porque proviene de la experiencia, es fuente de una realidad (Casassus, 2006).
La teoría de Gardner de las Inteligencias Múltiples, apoya enormemente al campo de la educación especial. Según esta teoría, todos tenemos algunas deficiencias y algunas fortalezas, y es fundamental que en la etapa escolar se haga notar, en lo que el individuo tiene de valor; como fue el caso de Temple, cuando su profesor de ciencias se da cuenta de la increíble capacidad intelectual de su mente. Esta teoría propone, conocer los casos de personas con toda clase de necesidades especiales, pero que también están excepcionalmente dotados en una o más de las ocho inteligencias, como una estrategia de trabajo en educación especial (Pérez y Beltrán, 2006).

Finalmente se aporta este inspirador video, tomado de uno de los fragmentos finales de la película...

video



Referencias


Casassus, J. (2006). La educación del ser emocional. Distrito Federal, México: Castillo. 
Gardner, H. (2005). Estructuras de la mente: la teoría de las inteligencias múltiples. Distrito Federal, México: Fondo de Cultura Económica.
Martínez- Otero, V. (2007). La inteligencia afectiva. Madrid, España: CCS. 
Pérez, L., y Beltrán, J. (2006). Dos décadas de «Inteligencias Múltiples»: implicaciones para la psicología de la educación [Versión electrónica], Papeles del Psicólogo, 27(3), 147- 164. Recuperado el 30 de octubre del 2011 de http://redalyc.uaemex.mx/redalyc/src/inicio/ArtPdfRed.jsp?iCve=77827304













Síntesis del argumento



Temple Grandin nació el 29 de agosto de 1947 en Boston Massachusetts, en el seno de una familia de clase media, hija de profesionistas, su madre no ejerció su profesión  y se ocupa como ama de casa. Temple dio muestra de tener un estado emocional inestable, cuando su madre descubrió su evidente rechazo al contacto físico, hasta que a los cuatro años es diagnosticada con autismo. Crecer con ese estado psicológico provoca que desarrolle sensibilidad a los sonidos, una excelente memoria visual y una gran capacidad para asociar y conectar imágenes; pero emocionalmente no es capaz de controlar sus emociones, tiene ataques de ansiedad, berrinches constantes, soledad y agresividad.
En la época en que Temple es diagnosticada con autismo, había pocos estudios sobre el estado emocional y su tratamiento, es por esta razón que los médicos recomiendan a sus padres que sea internada, pues por su condición difícilmente podrá adaptarse a su entorno, será señalada como diferente, sufrirá incomprensión y puede alterar la estabilidad emocional de la familia.
La vida escolar de Temple transcurre entre el apoyo incondicional de su madre y en escuelas especiales para niños afectados en su estado emocional. Durante su estancia en bachillerato, como técnica de relajación a los estudiantes les permiten realizar paseos a caballo.
Su vida escolar se ve enfrascada en un sin número de contratiempos e incomprensión de parte de sus compañeros y maestros, porque en sus primeras etapas escolares, prevalecía en las aulas la estructura social y modelos educativo racional, una escuela antiemocional centrada "en una visión positivista y racionalista como camino al progreso y a la felicidad, se controla lo que los alumnos  deben o no hacer, se controla el tiempo, la mente, el cuerpo y sus emociones" (Cassasus, 2006, p.173). Cuando Temple cursa una escuela especial en bachillerato, en dónde su profesor de ciencias descubre el ser emocional de su alumna, así como, sus habilidades para el diseño, el cálculo, la abstracción y las operaciones concretas; éste le apoya para enfrentar su condición y dar cabida a nuevos retos personales y académicos. Lo anterior, conjugado al hecho de que "durante la segunda mitad del siglo XX los descubrimientos de las ciencias cognitivas, en la neurobiológica, en la economía, en la educación, y en psicología, cuestionaron la imagen racionalista que nos habíamos formado de nosotros mismos" (Cassasus, 2006, p.37). Asimismo, gracias al rol comprometido del profesor de ciencias, en pro del mejor desempeño, Temple logra conquistar nuevos horizontes posterior a la etapa adolescente. 
Con la finalidad de tomarse un tiempo para decidir su ingreso a la universidad, su madre la envía al rancho de sus tíos a pasar el verano; esta estancia define su vida personal y futuro académico. Ahí fue testigo de una técnica empleada para tranquilizar al ganado cuando lo tienen que explorar, de modo que cuando ella sufre una crisis de ansiedad establece una correlación con sus propias emociones y la de las vacas. Experimenta el encierro en esa especie de jaula y al sentir la compresión de los laterales, se siente aliviada: esa jaula representa el contacto físico que ella evita con las demás personas. Más adelante. Temple innova una máquina denominada “maquina de dar abrazos” y la adopta como método terapéutico para calmar sus alteraciones emocionales durante su estancia en la universidad.
Al finalizar sus estudios de  psicología, se dedica al estudio del bienestar animal en la industria ganadera, debido a la empatía que siente con los animales. Así decide cursar una maestría para estudiar los estados emocionales del ganado y especializarse en comportamiento animal; se vuelve defensora de estos animales, porque considera que su vida y muerte no debe ser cruel. Que deben tener una muerte digna y propone diseños de insfraestrutura taurina, para no perder cabezas de ganado y evitarles sufrimientos durante el recorrido que tienen que hacer al ser sacrificados. 

Paralelamente, durante este período escribe artículos científicos relacionados con el ganado y finalmente supera con éxito su proceso académico y además se vuelve exponente de su situación personal de autismo, como lo enfrentó y superó para llevar una vida de éxito a pesar de su condición psicológica.
 
Cuando es profesionista, Temple sufre incomprensión ante el profundo desconocimiento de su estado emocional y rechazo de género cuando se inserta a laborar en un área considerada para varones, en que la mujer difícilmente era aceptada por las restricciones sociales y culturales de la época. En décadas recientes, gracias a los avances en investigaciones sobre el autismo, sumado a las nuevas tendencias en educación (escuela emocional, centrada en el alumno); Temple logra sobresalir y es aceptada social y académicamente. 
Actualmente existe información, aceptación e igualdad por las personas consideradas especiales, ya que nos aportan grandes enseñanzas y aprendizajes.



Referencia


Casassus, J. (2006). La educación del ser emocional. Distrito Federal, México: Castillo.
Caracterización: análisis de personajes


Personajes secundarios


Eustacia Grandin 
La madre de Temple, una mujer académicamente preparada, egresada de la Universidad de Harvard, de aproximadamente 35 años. Se dedica al hogar, tiene una familia compuesta por dos hijas y su esposo,  un hombre muy ocupado. Su carácter es fuerte, perseverante, entregada a su familia. Ella es quien cuida y educa a Temple, desde que le dieron el diagnóstico de que su hija era autista se dedicó por completo a ella y no se detuvo hasta que se graduó de la universidad.


Tía Anne
La tía Ann, una dama alrededor de 40 años. Poseía un rancho en Arizona y junto a su esposo trabajaba muy duro. Durante las vacaciones recibía a Temple en su casa  y se esforzaba porque su sobrina diera lo mejor de sí misma y fuera a la universidad; cuando estaban juntas, aprovechaba para conocer mejor a Temple y apoyarla en sus decisiones.



Profesor Carlock
El profesor Carlock  trabaja en el internado New Hampshire como profesor de ciencias, un hombre muy inteligente y observador, dedicado a su profesión. Trabajó para la NASA anteriormente y ejerce la enseñanza con dedicación y esmero. Desde que conoce a Temple sabe que es una chica especial, que podrá desarrollar sus habilidades si se le da la oportunidad y el apoyo que necesita; por lo que intercede para convencer a sus colegas de que ella es inteligente. Él descubre la manera en que aprende y refuerza su potencial poniendo retos que ella disfruta. Con el tiempo se convierte en el consejero de Temple.
 
Caracterización: análisis de personajes

Personaje principal 


Temple Grandin, el personaje principal de esta historia, es autista, originaria de Boston, Massachusetts, Estados Unidos de América. Una niña que gracias al apoyo de su entorno, familia y profesores y al estímulo de su máquina “de dar abrazos”, rompe con las barreras del mundo autista, hacia una vida social e intelectualmente brillante. Temple se caracteriza físicamente por ser de piel blanca, cabello castaño rubio, ojos verdes y de contextura delgada.
Modelo de máquina "de dar abrazos" de Temple Grandin
Muchos de los rasgos de su personalidad son producto del autismo, como por ejemplo la falta de contacto visual, gestual o verbal para establecer relaciones interpersonales (principalmente en su niñez y durante la adolescencia). Temple no permite el contacto físico con las demás personas, se aísla de las relaciones sociales (la gente la hace sentir incómoda) y no permite que la abracen como muestra de cariño, ni siquiera soporta que la toquen, siente temor o rechazo al abrazo. De manera que el desencadenante de esta aversión hace que se aleje y la forma de afrontarlo es la evitación (Bisquerra, 2001). Es gracias a su máquina “de dar abrazos”, que la autoestimulación la ayuda a ser más sociable. Ella necesita sentirse segura en su entorno (si se cambia algún objeto o detalle de identificación consigo misma, inmediatamente se siente amenazada). Lo cual quiere decir, que en “la valoración se integran dos conjuntos de variables antecedentes (personalidad y ambiente) en una relación significativa basada en lo que acontece para el bienestar personal” (Bisquerra, 2001, p.69).

Temple no logra hablar hasta los cuatro años de edad, Gardner (1983, citado por Pérez y Beltrán, 2006) expresan al respecto…

De acuerdo con las investigaciones neurológicas, diferentes tipos de aprendizaje cristalizan en conexiones sinápticas en diferentes partes del cerebro, de manera que un daño en el área de Broca se traduce en la pérdida de la capacidad para la comunicación verbal, pero no elimina la capacidad para la comprensión sintáctica. Pero, la cultura también juega un papel importante en el desarrollo de la inteligencia (p.150)

Como parte de sus rasgos emocionales, no soporta los ruidos fuertes o agudos, los movimientos bruscos o rápidos (especialmente de objetos que considera amenazadores: la perturban y asustan mucho); cualquier estímulo nuevo o relacionado con un elemento visual negativo, tiende a asustarla y reacciona emocionalmente a aquello que considera una amenaza, como cualquier otro individuo. Pero, generalmente sus miedos son irracionales, “referidos a supuestos peligros imaginarios” (Bisquerra, 2001, p.101) y “la forma más habitual de afrontar el miedo es la huida o evitación de la situación peligrosa” (Bisquerra, 2001, p.102). Sin embargo, los ataques de pánico corresponden a uno de los estados emocionales más frecuentes que presenta, éstos “son provocados en un contexto específico” (Bisquerra, 2001, p.65).
Singularmente, Temple sufre un episodio emocional cada vez que tiene que enfrentar y/o experimentar cambios/aversiones en su vida, ya sea por causas académicas, personales o de adaptabilidad al entorno; “un suceso determinado puede hacer sentir una multiplicidad de emociones, que a veces se confunden y son vividas como una sola. Pueden durar días o incluso semanas” (Bisquerra, 2001, p.67). Éstas “se producen por sensopercepciones, ideas o recuerdos y tienen tres componentes básicos: fisiológico, cognitivo y conductual” (Martínez- Otero, 2007, p.58).

Para quiénes no pueden entenderla, resulta una niña retraída, sin darse cuenta que detrás de su silencio o aparente falta de atención, se esconde una persona capaz de reconocer y relacionar cada imagen que haya visto y analizarla; de modo que para Gardner (2005b, citado por Pérez y Beltrán, 2006), “cualquier actividad humana inteligente demuestra que en su ejecución se activan todas las inteligencias” (p.148). Es curiosa, explora a fondo un artefacto conforme su interés; es intuitiva, impulsiva, sumamente observadora y analítica. Asimismo, se identifica con los animales y  tiene facilidad para comprender lo que sienten, es sensible ante ellos. Por otra parte, en el plano del manejo intelectual, trabaja con cosas concretas, piensa en imágenes y las conecta; esto le otorga seguridad en sus pensamientos y conocimientos adquiridos en los procesos de aprendizaje. 
Aprende a partir de lo que observa (método natural de investigación), siendo capaz de inventar y construir artefactos novedosos con su ingenio. Baker (1950, citado por Pacheco, 2003) lo expone según diversos autores…

Woodworth coincide con Binet al definir la inteligencia como retentividad; la indica como la habilidad para utilizar hechos y actividades adquiridas, adaptándolas de forma inmediata a situaciones nuevas, por curiosidad, por interés y por deseo de saber sobre las cosas y por persistencia. (p.18)

La condición intelectual de Temple encaja especialmente, con dos de los ocho criterios señalados por Gardner para determinar una inteligencia, especificados a continuación por Gardner (2005b, citado por Pérez y Beltrán, 2006):

2. La existencia de individuos prodigio, sabios y superdotados. Estos individuos permiten que la inteligencia sea observada de forma relativamente aislada.
8. Susceptibilidad para codificar en un sistema simbólico. Códigos tales como lenguaje, aritmética, mapas y expresión lógica, entre otros, revelan los importantes componentes de las inteligencias respectivas. (p.150)

A Temple su inteligencia le permite resolver problemas al buscar las soluciones observando, analizando para caracterizar y comprender, y finalmente para realizar cambios y/o tomar decisiones. Con una memoria fotográfica increíble, razonamiento deductivo e inductivo sobresalientes, potencializa habilidades de múltiples inteligencias, relacionando imágenes. “Lo central está aquí en la opción de elevar a la categoría de inteligencia un conjunto variado de capacidades” (Amarís, 2002, p.32). Adicionalmente, Temple transfiere la resolución de su análisis al proceso de internalización, según muestra la película. Vygotsky (1978, citado por Pérez y Beltrán, 2006), explica que “a medida que las experiencias se vayan sucediendo, el niño irá comprendido el significado social de la acción culturalmente mediada. El proceso de internalización de un niño es el resultado de una larga serie de sucesos evolutivos” (p.157). Gracias a su pensamiento visual muy desarrollado, puede experimentar lo que visualiza antes de realizarlo; factor que fue determinante en el éxito de sus proyectos científicos y/o ganaderos.
Sobre las múltiples habilidades cognoscitivas que muestra Temple y su capacidad intelectual, Gardner (1995, p.33, citado por Pacheco, 2003) indica:

Una inteligencia implica la habilidad necesaria para resolver problemas o para elaborar productos, que son de importancia en un contexto cultural o en una comunidad determinada. La capacidad para resolver problemas permite abordar una situación en la cual se persigue un objetivo, así como determinar el camino adecuado que conduce a dicho objetivo. La creación de un producto cultural es crucial en funciones como la adquisición y la transmisión del conocimiento o la expresión de las propias opiniones o sentimientos.
Los problemas por resolver van desde crear el final de una historia hasta anticipar un movimiento de “jaque mate” en ajedrez. Los productos van desde teorías científicas hasta composiciones musicales. (p.21)



Referencias


Amarís, M. (2002). Las múltiples inteligencias. Psicología desde el Caribe (10). Baranquilla, Colombia: Universidad del Norte. Recuperado el 26 de septiembre del 2011 http://redalyc.uaemex.mx/redalyc/src/inicio/ArtPdfRed.jsp?iCve=21301003

Bisquerra, R. (2001). Educación emocional y bienestar (1era reimpresión de la 2a ed.). Madrid, España: CISS Praxis. 

Martínez- Otero, V. (2007). La inteligencia afectiva. Madrid, España: CCS. 

Pacheco, V. (2003). La inteligencia y el pensamiento creativo: aportes históricos en la educación [Versión electrónica], Educación 27(1), 17-26. Recuperado el 30 de octubre del 2011 de http://redalyc.uaemex.mx/src/inicio/ArtPdfRed.jsp?iCve=44027103&iCveNum=8670

Pérez, L., y Beltrán, J. (2006). Dos décadas de «Inteligencias Múltiples»: implicaciones para la psicología de la educación [Versión electrónica], Papeles del Psicólogo, 27(3), 147- 164. Recuperado el 30 de octubre del 2011 de http://redalyc.uaemex.mx/redalyc/src/inicio/ArtPdfRed.jsp?iCve=77827304









 





Elenco


Personaje principal


Claire Danes- Temple Grandin



 Personajes secundarios


Julia Ormond – Eustacia Grandin (mamá de Temple)


Catherine O'Hara - Aunt Anne (tía de Temple y hermana de Eustacia)


Professor Carlock (profesor de ciencias y mentor de Temple en el internado)

martes, 1 de noviembre de 2011

Presentación


Curso: ED- 5052        Aproximaciones teóricas a la inteligencia y la emoción
Profesor tutor: Mtra. Ana Lorena Sánchez Aradillas
Profesor titular: Dra. Yolanda Heredia Escorza

Maestría en Educación con acentuación en Desarrollo Cognitivo

Equipo 9 presenta: 

Temple Grandin

 ...un análisis desde la perspectiva de los conceptos sobre inteligencia!


Dirigida por Mick Jackson, Temple Grandin es una película biográfica estadounidense de género dramático. Estrenada en HBO el 6 de febrero de 2010. Expone la historia de una mujer autista que revolucionó las prácticas sobre el manejo del ganado en los ranchos y mataderos.


Equipo de realización:

Scott Ferguson- Productor
Paul Lister- Productor ejecutivo
Gil Bellows- Productor ejecutivo
Alison Owen- Productor ejecutivo
Dante Di Loreto- Productor ejecutivo
Emily Gerson Saines- Productor ejecutivo
Anthony Edwards- Productor ejecutivo
William Merritt Johnson- Escritor
Christopher Monger- Escritor


video



Basada en la historia real de la vida de Temple Grandin, y tomando como referencia sus publicaciones “Emergencia” y “Pensando en imágenes”; la película relata las batallas de esta joven para superar los obstáculos del autismo, desde su tímida adolescencia hasta que se convierte en una mujer con una sensibilidad innata y comprensión única del comportamiento de los animales. En sus libros describió momentos, sentimientos, sensaciones y emociones que formaban parte de su día a día, mostrando una percepción completamente distinta del mundo, producto de su particular condición. De esta manera, sus experiencias dieron a conocer la verdadera cara de una enfermedad desconocida por muchos en aquel momento.
La trama refleja como Grandin canaliza su talento y se convierte en una célebre escritora y científica, después de desarrollar una herramienta que revolucionó la industria ganadera.


Fuentes:


Recuperado el 28 de octubre de 2011 de http://peliculassobrepsicologia.blogspot.com/2010/06/temple-grandin-2010.html